El aceite de soja

El aceite de soja
Votos

El aceite de soja es un aceite vegetal proviene del prensado de las semillas amarillas de soja, recogidas en plena maduración. Es la grasa de origen vegetal más fácilmente disponible en los mercados españoles. Es el aceite alimenticio más consumido en el mundo debido a su fácil accesibilidad. Es de color amarillo, untuoso y ligero. Es abundante es ácidos grasos poliinsaturados, como Omega 3 y Omega 6, los cuales son esenciales para la vida humana.  

Características del aceite de Soja

  • Color ligeramente amarillo
  • Fácil digestión y asimilación
  • Muy liviano
  • Gusto intenso y particular
  • Abundante en ácidos grasos poliinsaturados, como Omega 3 y Omega 6
  • Es pobre en vitamina A
  • Se pone rancio con rapidez
  • No contiene colesterol
  • Por sus propiedades hidratantes, regeneradoras, protectoras y suavizantes previene el envejecimiento

Composición de ácidos grasos

En 100 gramos de producto saturado hay:

 

  • Ácido graso saturado laúrico (trazas)
  • Ácido graso saturado mirístico 0,191 g
  • Ácido graso saturado palmítico 9,55 g
  • Ácido graso saturado esteárico 3,8 g

 

 

Insaturados

  • Ácido graso monoinsaturado oleico 23,9 g
  • Ácido graso monoinsaturado palmitoleico 0,191 g
  • Ácido graso poliinsaturado linoleico 49.7 g
  • Ácido graso poliinsaturado linolénico 7,07 g
  • Ácido araquidónico (trazas)

Porciento de ácidos grasos de cada clase

  • Ácidos grasos saturados (AGS) 16,2 g
  • Ácidos grasos monoinsaturados (AGM) 22,6 g
  • Ácidos grasos poliinstaurados (AGP) 61.2 g

Usos del aceite de soja

El uso más frecuente para el aceite de soya es el uso gastronómico. Se utiliza para freír alimentos, aunque no es el mejor para ello pues al calentarlo se deteriora muy rápidamente. En cambio si se aconseja su uso en frío en salsas para ensaladas. Se recomienda conservarlo en la nevera y consumirlo cuanto antes debido a que contiene tantos ácidos poliinsaturados. Tiene un sabor neutro. No debe consumirse si presenta un olor rancio.

Al someter un aceite a altas temperaturas, este se descompone y se generan compuestos tóxicos como los HAP (hidrocarburos aromáticos policíclicos), la acroleína (líquido inflamable, de olor desagradable, color amarillo o incoloro. Un aceite o cualquier grasa que al calentarse humee desprende grandes cantidades de acroleína, perjudicial para el organismo. Puede ocasionar irritación en los ojos, nariz y garganta.  Se debe evitar a toda costa el uso de cualquier aceite recalentado pues se ha determinado que el mismo puede ser muy perjudicial para la salud. Siempre es aconsejable el consumo de los aceites en crudo pues de esa manera se garantiza la presencia de su contenido de toda su vitamina E y sus polifenoles.

Datos Nutricionales del aceite de soya

Por 100 gramosValor Diario
NUTRIENTES
Calorias884 kcal44%
Grasa Total100,00 grs154%
Carbohidratos0.0 grs0%
Colesterol0 mg0%
Sodio0 mg0%
Agua0,00 mg0%
Proteína0 grs0%
Vitamina A
Vitamina B-6
Vitamina B-12
Vitamina C
Vitamina D
Vitamina E8,10 mg54%
Vitamina K24,7 mg31 %
Vitamina B-1
Vitamina B-2
Vitamina B-3
Vitamina B-5
Vitamina B-9
MINERALES
Calcio
Hierro
Potasio
Fósforo
Sodio
Zinc
Cobre
Flúor
Manganeso
Selenio

 

Diferencias entre el aceite de oliva y el aceite de soja

Se ha comprobado que el aceite de oliva resulta beneficioso para la prevención de enfermedades cardiovasculares cuando se consume junto a una dieta tipo mediterránea. El aceite de oliva protege además la salud de las arterias y del corazón. Hay estudios que demuestran el poder des inflamatorio de los polifenoles que forman parte de su composición que ayudan a proteger de la arterosclerosis.  Además el aceite de oliva es rico en ácido oleico. Es una grasa monoinsaturada cardiosaludable, pues aumenta el colesterol bueno (HDL), sin aumentar el colesterol en la sangre.

Además de lo ya mencionado, hay estudios que sugieren que dietas ricas en aceite de oliva podrían proteger de algunos tipos de cáncer, como el de mamas. Y por si fuera poco, como parte de una alimentación saludable, podría contribuir a controlar la obesidad y la diabetes tipo 2, consumiéndolo en las cantidades adecuadas.

Sin embargo, se debe consumir con moderación. Es importante recordar que  por ser una grasa, el aceite de oliva debe consumirse con cautela pues aporta muchas calorías. Es aconsejable no sobrepasar su consumo por encima de los 30 gramos al día, es decir no más de tres o cuatro cucharadas al día, para poder disfrutar de sus beneficios sin perjudicar la salud.

En contraposición, el aceite de soja es beneficioso para nuestro sistema circulatorio gracias a su alto contenido de vitamina E. Tiene también propiedades antioxidantes, es beneficioso para la vista y puede ayudar en la prevención de la enfermedad de Parkinson. Tiene un alto contenido de vitamina K, lo cual hace que su consumo sea beneficioso para una buena coagulación de la sangre. También es beneficioso para el metabolismo de los huesos.

Posee, sin embargo, una alta cantidad de calorías, por lo que no es un alimento recomendable si se quiere mantener el peso ideal o si se está en una dieta para adelgazar.

Finalmente, se puede concluir, después de lo antes expuesto, que resulta ganador el aceite de oliva si establecemos la comparación entre los beneficios que aportan a la salud ambos aceites.

El aceite de soja tiene prácticamente la misma cantidad de grasas saturadas que el aceite de oliva pero  posee menos ácidos monoinsaturados y en él prevalecen los poliinsaturados. Por el contrario, el aceite de oliva se destaca por su alto contenido de los primeros, los cuales más beneficiosos para la salud. Es conveniente que en la dieta habitual existan más ácidos grasos monoinsaturados que insaturados, pues éstos pueden perjudicar la salud. El perfil lipído del aceite de oliva es casi perfecto para el organismo humano y de ahí deriva su secreto y sus grandes beneficios para la salud. Aunque de vez en cuando no está tan mal reemplazarlos por otro tipo de grasa siempre en el marco de una dieta equilibrada y variada.

Deja un comentario, y ayudanos a salvar animalitos :P